Pum pum

Pum Pum

Pum pum,

te quiero.

Pum pum, pum pum,

te quiero mucho.

Pum pum, pum pum,

dice desde el fondo del pecho

en susurros,

con su danza tímida y ligera.

Pum pum, pum pum,

esfuerzo mis sentidos para oirlo,

mi pulso se acelera

si escucho su dulce murmullo.

¿Acaso fue un espejismo?

¿Truco de ilusionista tal vez?

Si poso mi mano en su centro,

si mis labios recorren su piel

el ritmo se hace más fuerte,

más rápido, más seguro.

Pum pum, pum pum,

late el propio al unísono.

Pum pum, pum pum,

si son su labios y sus manos,

si son sus besos

los que buscan contestación.

Diálogo mudo mantienen,

con sus latidos

nuestros corazones,

mas si cierro los ojos,

si mantengo sellados mis labios,

creo poder escuchar de nuevo,

ese rítmico latido

que me llena,

que sin él quererlo,

al cielo me lleva…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s