Oda

Velero surcando las aguas,

con la proa atravesando las olas

y las velas henchidas de viento…

Halcón que desde las alturas

observa la diminuta e infinita tierra,

con las alas desplegadas de libertad…

Lobo que con firmeza recorre

bosques,montañas y senderos,

con pasos seguros, rápidos, fuertes…

Ése eres tú,

con tu alma viajera e indomable,

que devora su experiencia,

que da vida a la propia muerte.

Ésa soy yo,

la que escondida te observa,

clamando por rozar,

aunque sea,

con la punta de los dedos,

ese alma embriagadora.

Deseando ser,

nada más,

esa compañera que en el fondo anhelas,

para que compartas con mi humilde espíritu

tu vida,

tu alma,

tu infinito…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s