Huracán

Huracán

Llueve, en silencio llueve,

las tímidas gotas, tus dedos,

el viento que mis cabellos mece,

no más que tu apasionado aliento.

Entre las sábanas explota el huracán,

su salvaje centro, tus cálidos labios,

la fuerza de tu cuerpo a mi alma arrancará

el último suspiro, un escalofrío precedido de varios..

Destrozos en tu torso, y en el mío,

el temporal, los cuerpos empapados en calor,

y tras la tormenta, desesperados, nos agarramos con fuerza

para huir del olvido, que no es más que el frío

de la mañana, que no entiende de pasión,

pues este amor desbocado huirá a la luna cuando el día amanezca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s