Mi batalla

Besos

Peregrinos

mis dedos y mis labios,

que buscan

tu santuario

más sangrado.


Exploradores

sin causa ni remedio,

que buscan

la ciudad perdida

en tu más profundo centro.


Guerreros

sin patria ni rey,

que buscan

la fortaleza

de las puertas abiertas.


Y cierro los ojos,

nuestra eterna lucha

no me deja pensar…

Y el cuerpo se estremece,

se rinde,

como siempre,

sin poder evitarlo…

a tí,

a tu lengua exploradora,

a tu cálido tacto,

hasta suplicar clemencia…

Sólo

para cojer fuerza,

sólo

para volver a la guerra.

Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s