Cascada

PAsión

Cae,

la suave perla cae.

El secreto se desvela

inundando de vapor los sentidos.

Los mojados torsos se funden,

desesperadas las manos

buscan nadando a sus compañeras,

deseando ser señoras del tiempo,

deseando parar el instante infinito.

Los labios exhalan suspiros,

son testigos los pétalos

de los gemidos susurrados,

como secretos nocturnos, al oido.

Y hasta la tímida luna

se esconde entre las nubes

para no romper con sus rayos

la intimidad de los amantes.

Y cuando los férreos brazos

se liberan,

cuando los brillantes ojos

se cierran,

sólo se oye un único latido,

que,con fuerza,

le canta una nana

a su eterna confidente,

la tierra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s