En la montaña

El corazón de la montaña espera,

el fin del duro sendero

mojado, cubierto de piedras.

La lluvia la empapa,

congela sus huesos

su cuerpo tirita

olvidado el calor del fuego, un día…

No sabe,

no quiere recordar

que un día tuvo fuerzas, ganas

para recorrerlo,

para sobre las nubes sentir el viento,

para volver a soñar.

Mas aprieta los labios,

entrecierra los ojos,

sin buscarlo

un paso le sigue al otro,

y de nuevo,

vuelve a empezar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s