Con los ojos cerrados

Ojos cerrados

Cierro los ojos,

adsorbo tu aroma,

tu penetrante,dulce aroma

que embriaga mis sentidos

de cálida calma.

Mis dedos se pierden

en la llanura de tu espalda,

corren por tu vientre

y descubren, curiosos, tu ombligo.

Los labios,

celosos de sus compañeros,

navegan besando párpados,

mejillas, frente,

coronando la nariz

como si de gran montaña

se tratara.

Y aún con los ojos cerrados

noto tu sonrisa,

que desde la ternura

disipa

cualquiera de mis oscuros pensamientos.

Y aún con los ojos cerrados

nos encontramos,

nos enzarzamos

en nuestra dichosa lucha,

que nos deja el uno al lado del otro,

con la mirada perdida

de nuevo,

y la cama,

nuestra paciente cama,

deshecha.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s