Miradas

Miradas

Te observo en silencio,

en la distancia

tus facciones

son duras, marcadas a piedra.

Tus profundos ojos

me miran,

y desde aquí absorven

toda la luz, la alegría.

Mas cuando mi nariz

roza con suavidad la tuya

y puedo ver mi reflejo

en la fuerza de tu mirada,

sé que sólo atraen mi vida,

mi luz, mi alegría,

para poder alimentar a mis ojos

con la pasión de la tuya.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s