Nana

Duerme

Mira mi niño,

observa alma mía,

que la luna está en lo alto,

y desde su trono celeste

observa como duermes.

Escucha mi niño,

que es tu madre quien canta

una nana, dulce nana sin letra,

por que el pequeño caballero no calla.

Duerme mi niño,

que sin quererlo

ya es mañana,

que la alondra me acompaña

cantando ésta tu nana…

Cierra tus hermosos ojos,

seca tus dulces lágrimas,

que a tu vera está tu madre,

y no dejará acercarse

a las malas pesadillas.

Apaga dulzura

tu desgarrado llanto,

que desde arriba, mi niño,

te canta la luna.

Y ahora, silencio,

pues mi niño ya duerme,

ya nada en el sueño

donde a dragones vence…

Y ahora, silencio,

hasta la luna se esconde

para dejar dormir al niño

que a su reposado latido

mi alma pertenece…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s