Dolorosa sinceridad.

Sinceridad…

No hay palabra más dolorosa,

ahora y siempre.

Sinceridad

que nos mata,

nos libera de este infierno

para desesperarnos, volvernos locos,

de nuevo,

al mirarnos a los ojos

y ver que lo que más tememos

no ha muerto…

Sigue latente,

esperando….

Y gritamos,

al cielo clamamos

por matar este amor,

este odio,

que nos ata

y nos obliga

a no ser nosotros,

a ignorarnos…

a ser,

como los años pasados,

pese a conocer la verdad…

a ser,

entre nosotros,

falsos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s