Mi batalla perdida

Guerrera

He derramado mi sangre

en mil batallas,

han atravesado mi carne

cientos de espadas.

Y mi rodilla ha tocado la tierra

sólo para volver a levantarme.


Mas te conocí,

me retaron tus ojos,

tu corazón

presentó batalla sin igual.

Y tus labios guerreros

atravesaron mi guardia,

tu abrazo,

fuerte y decidido,

fue la daga más afilada,

atravesaste, intrépido,

certero, mi alma…


Y ya,

tras los ojos, los labios,

tus manos… tu abrazo,

podré aguantar del enemigo

mil cargas.

Pero muero

cuando en la soledad,

antes plena de nosotros,

sólo encuentro

tu mirada,

triste,

decepcionada

mirada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Épica-Fantasía, Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s