Dos tipos duros (Parte VI)

Dream A Little Dream Of Me – Louis Armstrong and Ella Fitzgerald

Estaba preocupado, no había rastro de ella, y llevaba así varios días. Había mirado en su casa, donde parecía que hacía días que nadie pasaba por allí, en casa de la viuda, donde los criados no sabían tampoco nada – excepto que su señora organizaba una gran fiesta dos días después. Ni siquiera en aquel bar, noche tras noche la esperaba, pero la silueta de la joven no volvía a aparecer.

En su preocupados días, también había hecho avances en la investigación de la familia O´cannahan. El padre era amante de su jefa, como ya le habían dado a entender, la cual tenía un hijo llamado Adam. “¿Sería casualidad?”, lo dudaba. El padre de éste era un conocido capo, el cual, a su vez, había hecho un importante préstamo a una de las empresas del fallecido William O´cannahan. Decían las malas lenguas que tenían pensado “unir” ambos negocios. Algo salió mal, nadie quería hablar, nadie.

Fumando un cigarrillo con los pies encima de la mesa de su despacho, jugaba con la mano izquierda con el sombrero que su misteriosa amiga olvidó, no podía olvidar el olor de su pelo.. sacudió su cabeza y decidió ir la noche siguiente a la fiesta de Martina Burkowinsky, extrañamente estaba invitado. Quizá con el baile y el alcohol a alguien se le soltara la lengua, y quizá… sólo quizá Ella estuviera allí, con un bonito vestido de noche y sus hermosos ojos tristes mirándole fijamente.

La bestia volvió a aúllar, y ya no le importaba que lo hiciera, él sólo ahogó su propio aullido con un largo trago de whisky. Se dirigió al sofá, con el vaso en una mano y la botella en la otra, se quitó los zapatos y se recostó en él. Había demasiados giros en aquella historia, la policía ya no investigaba aquel caso, lo habían archivado como un desgraciado accidente de coche causado por la velocidad y el alcohol, con lo que la viuda o cualquier otra persona estaba libre de sospecha. Aún así el seguro seguía sin decir ni pío, y la joven Karla O´cannahan, estuviera donde estuviera, no tendría de qué preocuparse. Pero algo le escamaba, con mafias, mujeres celosas, misteriosas hijas y “¿yernos?” violentos, ¿Cómo era que la poli no había investigado un poco más? ¿Porqué su instinto de perro viejo le decía que aquello sólo era la punta del iceberg? Sin darse cuenta, la botella vacía cayó con un suave ruido sobre la alfombra.

Pensó que no había dormido nada cuando unos individuos muy poco amables lo ataron a su propia silla sin miramientos. Lo arrastraron como a un saco, y dirigieron la lámpara de su mesa a la cara, para que no pudiera ver sus rostros aunque sus voces lo decían todo, como que uno de sus amigos era Adam. No pudo evitar un escalofrío ¿Le habría pasado a Karla? Pero un fuerte puñetazo hizo que todos sus pensamientos desaparecieran en el dolor de su mejilla. “No te metas donde no te llaman detective de pacotilla”, “Haces de masiadas preguntas”, “No queremos volver a verte fisgoneando por el barrio italiano,¿capisci?” Y Pam, otro puñetazo, en la otra mejilla, “¿Cómo era lo que decían en la Iglesia?..”

Esta vez no había ninguna joven que dulcemente, pese a su aspecto de chica dura, le curara las heridas. Sólo tenía a la asustada Hillary, que lo desató y le desinfectó con manos temblorosas. Luego, en vez de unas extrañamente suaves manos de…”¿escritora? ¡Claro! A eso se dedica..”, su piel tocó un sangriento bistec de la carnicería de enfrente. Tenía que estar decente para esa noche, no podía presentarse con esas heridas en casa de la Sra. Burkowinsky. Así que dejó que el filete hiciera su trabajo mientras él dormía, esta vez de seguido, en su sofá.

<Parte V

Parte VII>

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Dos tipos duros (Parte VI)

  1. vittt dijo:

    una escritora de ojos tristes bien merece un par de puñetazos.

  2. eariandes dijo:

    La trama se complica… esperaré paciente la próxima entrega 😉

  3. kiram dijo:

    Esperemos que sólo sean un par de puñetazos, pero..¿Donde está la joven? 😉

  4. vittt dijo:

    sólo espero que esté bien…

  5. Pingback: Dos tipos Duros (Parte VII) « Kiram

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s