A muerte.

Son las miradas,

son los besos

los secretos

que guardamos bajo la almohada,

para cuando no haya nada

que caliente nuestros fríos cuerpos,

para cuando sea la desesperanza

la que visite en sueños

la solitaria cama.

Sólo los recuerdos

nos acompañarán

en el camino del ensueño

y la imperecedera soledad,

pues mis labios faltan

a tus besos,

y tu cuerpo no escucha la llamada

de mis dedos.

Sólo los recuerdos

permanecerán imborrables,

pues otros senos

acarician tu piel suave,

y otros cálidos dedos

me obligan a firmar con sangre

un “te quiero”

que nunca pronuncié.

Y cuando la parca

venga a tomarnos,

cuando ya sin falta

debamos coger su mano,

esos recuerdos

que nos mantienen cerca,

que nos mantienen cuerdos,

desaparecerán.

Y nadie sabrá jamás

que un día existió un nosotros

que nos marcó tanto

que sólo la muerte pudo borrar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A muerte.

  1. vittt dijo:

    y nadie sabrá jamás
    que un día existió un nosotros

    cómo pretendes que me acueste después de unos versos así, criatura. aix.

  2. lamas dijo:

    Muchacha, es imposible llevarte al día…eres tan prolífica que me paso una semana sin venir y tengo muuuchos deberes acumulados, menos mal que es un placer leerte. ¡Me encanta!
    Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s