Agridulce


Húmedo calor,

motas de luz roja y dorada

que asoman tras los párpados

y desaparecen al enfocar la mirada.

Pequeñas gotas

de sudor que corren

por la piel, juguetonas…

Que quieren detenerse

en pequeños recovecos

para impresionarse

de tus infinitos secretos.


Así llegamos al mejor momento

cuando el Sol está en lo alto

y se estremece todo tu cuerpo,

soy yo tu señor, y tu esclavo,

tu mejor amante,

mi sueño, ser por ti amado.

Así, termino por abrir los ojos…

sólo para descubrir

que sin darme cuenta, sin decir nada,

a escondidas, te has marchado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Agridulce

  1. lamas dijo:

    “Húmedo calor,
    motas de luz roja y dorada
    que asoman tras los párpados
    y desaparecen al enfocar la mirada”

    Impecable!!!
    Un saludo!!

  2. vittt dijo:

    despertar por la mañana, qué crueldad!

  3. eariandes dijo:

    Despedida a la francesa ¡qué sabor tan agridulce dejan…! tanto por el que se queda en la cama preguntándose por qué como el que se marcha a hurtadillas por alguna razón, que a lo mejor no quiere explicar o no puede explicar… mejor no preguntar

  4. kiram dijo:

    Ya saben el dicho “No hagas preguntas cuyas respuestas no quieras conocer” 😉

  5. Ernesto dijo:

    Tus versos siempre consiguen emocionarnos, despertar sensaciones. Gracias. Es un poema magnífico.

  6. Paula Hahn dijo:

    You’ve done it once again! Superb writing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s