¡Qué valientes!

Qué valientes éramos

en aquellos días de sol,

en las tardes de verano

donde sólo los dos…

Cuando el calor, ¿recuerdas el calor?

quemaba las jóvenes espaldas

y corrían raudas las gotas de sudor

mientras el vientre rezaba

por vencer el tímido pudor

y descansar en la otra toalla.

Qué valientes éramos los dos…

Gladiadores que luchaban con las olas

olvidando el recuerdo del terror

que amenazaba con volver,

¿Te acuerdas? Por no hacer pié,

mientras nadábamos con tesón

para ser los primeros en conquistar la boya…

Y allí, con la respiración entrecortada,

ganadores los dos, nos mirábamos,

y entreabríamos los juveniles labios

en busca de un beso que nunca llegaba…

Sólo cuando, una vez más,

llegaban las lágrimas y el adiós,

cuando tocaba volvernos a casa….

Cuando el verano, nuestro verano,

de nuevo, acababa.

Era entonces cuando sellábamos,

con nuestro primer y último beso,

el imposible pacto de volver a vernos…

Qué valientes y jóvenes éramos

aquellos fugaces amores de verano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Qué valientes!

  1. eariandes dijo:

    Qué recuerdos! los amores de la adolescencia, tan pueriles y emocionantes a su forma

  2. vittt dijo:

    que importantes el uno para el otro entonces…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s