Marioneta

Serenade Melancolique Opus 26 – Tchaikovsky

Por todos lados nacen hilos,

que absorben mis fuerzas,

que quieren para ellos mis sentidos,

como si su sangre yo fuera

y ellos crueles vampiros.

Tiran y tiran, y se enfadan,

y entre ellos pelean

para ser los primeros

en probar a la presa

y saciarse con mi alma.

Y me rindo, no peleo con mi naturaleza,

pues es mi obligación salir al escenario,

es mi vida, mi destino,

ser solitaria, triste, marioneta….

Y seguiré sin voluntad bailando,

a los que observan mi tortura sonriendo…

Y poco a poco me iré desangrando,

iré como flor cortada muriendo

con los hilos clavados en este cuerpo…

en este pobre cuerpo de palo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Marioneta

  1. vittt dijo:

    cada hilo una ley, un mandamiento.

    triste y bello, como a mí me gustan.

  2. Triste vida de marioneta…

  3. eariandes dijo:

    La vida es puro espectáculo… y a veces los de carne y hueso desconocen que marionetas, y a veces las marionetas quieren ser de carne y hueso.

  4. Pingback: Bitacoras.com

  5. Pingback: Pobre marioneta « La leyenda de Einger

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s