Confesión.

Confession – Brian tyler, Constantine ost.

Pensé que era invencible,

que me llegaría la muerte

antes de traicionar a los que me quieren…

Pensé que era imbatible.


Miradme ahora, no queda nada en mi reflejo,

no hay alegría, ni fuego en estos ojos,

y mi piel es pálida, no de hermosa, sino de enferma.

Ni siquiera el orgullo me queda,

sólo los tristes despojos

de la persona que existe en su recuerdo.


No sé ya qué es realidad

y qué el sueño,

sólo hay brutalidad,

oscuridad y tormento

en esta interminable eternidad.


Sé que no puedo caer más bajo,

pues cambié destinos y secretos

por salvar, evitar el sufrimiento

a alguien muy, muy amado.


Qué más da si sólo yo lo entiendo,

poner a todos en peligro…

Pues podría aguantar cualquier tormento

menos hacer sufrir a alguien querido

porque no pude protegerlo…


Ésta es la confesión de mi delito,

esperaré a la implacable espada,

espero paciente mi castigo…


Lo sé, soy una traidora,

pero aún cuando deseo mi muerte,

cuando no puedo mirarle a la cara,

cuando maldigo mi suerte,

lo que hice antes, lo haría ahora.

Kïlme Inn-Grull

Nohm

Idea original de Eariandes.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Confesión.

  1. mas bajo no se puede caer, dicen que los poetas llegan hasta el fondo…
    tambien dicen que el mayor castigo de un poeta es serlo, y sabiendo que sufre prefiere escribir… como yo dije una vez “se que es la felicidad, pero preferí intentar ser poeta”…

    un interesante espacio, por lo pronto puedo no menos que extender mis gratitudes a tan deleitable escrito.

    espero nos podamos leer.
    por lo pronto te dejo un saludo de un intento de escritor a tan interesante pluma escritora.

  2. eariandes dijo:

    Muchas veces nos creemos invencibles, para luego descubrir que somos mortales, no héroes intocables. Cada persona tiene su piedra de toque, su punto débil que le hace algunas veces sucumbir. Pero en vez de restarnos valor nos confiere gran mérito: Siendo solo mortales podemos ser extraordinarios.
    Lo importante no es no equivocarse nunca, sino saber reponerse al error y enmendarlo.
    ains

    • Milo dijo:

      Por ser solo mortales no tenemos derecho de ser tímidos dijo Juan Matus. Vivir el presente es vivir conciente de que la muerte siempre viaja a nuestro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s