Tranquilidad

Aroma del café embriagando los sentidos,

lluvia que cae y golpea las ventanas

como un visitante que llama con los nudillos,

suavemente, que no quiere molestar,

sin estar seguro de querer que le abran.

 

Y calor, bajo una manta viva,

que se mueve, que acaricia,

como los vaivenes de las olas,

que besan y se alejan de la costa,

y hacen de mis rizos remolinos.

 

Y así, pasan los días y las horas,

con un nudo en las piernas,

sin saber si estoy acompañada, o a solas,

haciendo las mañanas y las noches perfectas.

 

Así, en silencio o a gritos,

con susurradas palabras

que se cuelan bajo las sábanas

queriendo escaparse del frío.

 

Así, paso la vida, contigo.

Así, paso los días, conmigo.

En un bucle que no cesa, infinito,

que es nuestro mundo, y mi ciclo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Tranquilidad

  1. igrb dijo:

    Menudo poema!! menudo cumulo de sensaciones!! que gozada leerlo…

    Un saludo, FELIZ 2010!! y hasta la vista 😉

    I.B.F.

  2. Milo dijo:

    Bellísimo, especialmente la última estrofa me encantó. 🙂

  3. Julio dijo:

    ¿Un nudo en las piernas? Qué erótico. Eso es una cópula, ¿no? ¿Se puede decir copular en esta bitácora? ¿Y follar? ^_^ Bueno, que el poema me ENCANTÓoooooooooooooooooooooooooo, sobre todo lo del nudo, pero la tensión del mundo y la tuya propia que es una sola, al ritmo de las mareas. ¡Besooooooooooooo! 😀

  4. A mí también me gustó lo de un nudo en las piernas.
    Poema romántico, bello.

    Otra cosa, ¿qué significa “torrijilla”????
    Besos.
    Vani.

  5. AH!!! me parecía!!!

  6. ChiSpark dijo:

    Acoge este poema, me acoge a mí, invitada que me siento, porque el roce humano cuando amado es sublime.
    Me gusta el ritmo y el contenido, especialmente porque dejas la puerta abierta a saber disfrutar también cuando estamos con nosostros mismos.
    Un saludo Kiram

  7. esoliloquio dijo:

    Vamos escogiendo nuestro trozo preferido:
    “como un visitante que llama con los nudillos,
    suavemente, que no quiere molestar,
    sin estar seguro de querer que le abran.”
    Supongo que es una actitud ante la vida que he visto compartida en estas líneas. Me gusta como suena.
    La tranquilidad, la calma, el viaje interior sin el cual tan inútil resultan los demás viajes.
    Un saludo, Kiram

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s