Sobre las huídas.

 

La resaca le asaltó antes incluso de abrir los ojos. Ella seguía tendida, indiferente a la luz que entraba a raudales y que le hacía sentir en las mismísimas puertas del infierno. La ignoró y huyó por el pasillo, intentaba ser sigiloso, pero ponerse los pantalones según caminaba no era la mejor manera de irse sin hacer ruido.

Dio gracias a que ella tuviera el sueño profundo, o a que aún le durara la borrachera. Se fue con tanta prisa que se le olvidó ponerse los calzoncillos, otra vez. Pensó en volver atrás, pero nunca había sido bueno poniendo excusas, así que abrió la puerta de la entrada y se perdió en la ruidosa ciudad. Prometió no volver a mezclar vodka y tequila, era su propósito de todos los sábados. Los domingos llegaba a otras conclusiones, como ir al chino más cercano a comprarse un nuevo paquete de boxer. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sobre las huídas.

  1. vittt dijo:

    entonces las mudas baratas traen suerte?

  2. eariandes dijo:

    Muy bueno, es un tono diferente al que me tienes acostumbrada y me encanta 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s