Sonetos del pecado I

 

Sí, las llamas que arden en el infierno

se han abierto paso hasta mi alma,

excavando túneles a mi cama

haciéndome arder con mi propio fuego.

 

Sí, amor mío, hasta los cimientos,

dejando intactas las dulces sábanas

como una prueba de esta horrenda falta,

de este  pecado de mi alma y mi cuerpo.

 

Pecadora, pues rezo a lo más Alto

para poder volver a ver tus ojos

que me parecen, de Dios, un regalo.

 

Es el demonio que juega a su antojo

con esta mortal y su sino aciago

pues, de su virtud, sólo los despojos.

Ver Sonetos del pecado II

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Épica-Fantasía, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sonetos del pecado I

  1. eariandes dijo:

    Tu primer intento de soneto, te ha quedado precioso y natural; nada forzado, cosa difícil cuando tienes que contar sílabas, cuadrar rimas… me ha encantado. Quiero más!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s