Caída

SAlto

Cierro los ojos,

oigo mis latidos,

mi corazón late con fuerza,

todos mis sentidos

a flor de piel.

Miro abajo,

el agua espera

el choque,

la caída

donde ya nada importa.

Sólo ella y yo,

el aire en el pelo,

la tierra atrayéndome

de forma

irremediable.

Y me hundo

hasta el fondo,

y mi cuerpo lucha

por salir,

por llegar a la superficie…

Donde el mundo

de nuevo, espera,

donde encuentro

de nuevo, tus ojos,

tu cálida alma

descansando en la sombra.

Y sé que no se cae

para siempre,

que el agua

siempre está cerca.

Y como tu alma,

también ella espera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s